Pasate por el FORO más de 2000 registrados para hablar de basket

Habla de basket en nuestro CHAT y pasa un buen rato con nuestro deporte

BLANSKET: OSCAR ROBERTSON, PRIMERA PARTE

martes, 25 de marzo de 2008

OSCAR ROBERTSON, PRIMERA PARTE

Si no el mejor jugador de todos los tiempos, Oscar Robertson sí que es, sin ninguna duda, el jugador ofensivo más versátil de la historia de la NBA. Y es que Robertson era (y todavía es) el rey del triple doble, un prodigio capaz de anotar, asistir y rebotear desde cualquier posición con suma facilidad. No en vano, The Big O es el único jugador de la historia del baloncesto profesional que ha sido capaz de promediar un triple doble durante toda una temporada.


Oscar Robertson fue un jugador extraordinariamente dotado tanto a nivel técnico como físico. Hasta los 20 años, Robertson jugó en la posición de alero, destacando por encima de todo su capacidad para anotar indistintamente desde dentro y fuera de la botella. Su tiro exterior obligaba al rival a abrir la defensa pero si la defensa se abría demasiado, entonces Robertson optaba por penetrar a canasta. A los defensores altos, Robertson les rompía la cintura, a los bajos, los llevaba al poste bajo, a ambos, los machacaba con su repertorio de fintas y amagos combinados con su letal tiro en suspensión. Y por si esto fuera poco, cuando el rival optaba por una defensa de 2 contra 1 para deternerlo, entonces Robertson asistía al compañero desmarcado. Nunca hubo un jugador tan increíblemente versátil y capacitado para el baloncesto ofensivo.

Entre otras cosas, The Big O fue el inventor del lanzamiento en suspensión hacia atrás, el famoso fade away que años más tarde popularizaría un tal Michael Jordan. Pero Robertson era algo más que un buen alero, pues además de anotar y capturar rebotes, el joven de Charlotte tenía otra virtud que lo hacía diferente a los demás: un dominio del balón y una visión de juego más propia de un base que de un alero. En definitiva, era el jugador total.

Nacido en 1938, la leyenda de Oscar Robertson empieza a finales de los cincuenta cuando su juego revoluciona el baloncesto universitario. En la NCAA, Robertson jugó de alero promediando más de 30 puntos, 15 rebotes y 7 asistencias por partido. Tres años en la universidad, tres años máximo anotador (cuando Robertson abandonó la universidad, nadie había anotado más puntos; actualmente es la segunda mejor marca por detrás de Pete Pistol Maravich), 3 títulos de mejor jugador universitario y 2 Final Four (pero 0 títulos de campeón).

Durante su paso por la universidad de Cincinnati, el joven alero a menudo subía el balón y dirigía el juego jugando momentáneamente de base. Con el tiempo, Roberton dejó la posición de alero para convertirse en un base de 195 cm y 100 kg de peso. Sólo Magic Johnson ha causado un impacto similar en la NBA. En los años 60, los bases eran jugadores de 185 cm y 80 kg, incapaces de cubrir o luchar contra un gigante de 195 cm y 100 kg. Con un juego mezcla de base puro y alero anotador, Robertson se convirtió en el mejor base ofensivo de todos los tiempos.

A principios de 1960, Robertson terminó sus estudios universitarios, fue elegido por los Royals de Cincinnati como número 1 del draft y poco más tarde, en verano, formó parte del equipo olímpico de baloncesto de los Estados Unidos. En Roma se vio el mejor equipo amateur de todos los tiempos. Los dos capitanes eran ni más ni menos que Oscar Robertson y Jerry West, dos bases que acabarían anotando, entre los dos, más de 50.000 puntos en la NBA. Les acompañaban, entre otros, los futuros Hall of Fame Walt Bellamy y Jerry Lucas. Evidentemente, con tales jugadores, el equipo americano volvió a casa con una medalla de oro.

Poco después de los juegos olímpicos, Oscar Robertson se convirtió en jugador profesional de la NBA.

El equipo de Cincinnati, los Royals, tenían un alero anotador llamado Jack Twyman que con la llegada de Robertson pasó a ser la segunda referencia ofensiva del equipo. Jugando al lado de Oscar, Jack tiraba menos pero en mejores condiciones, de modo que anotaba menos pero con mayor efectividad en los tiros de campo. El entrenador de los Royals (Charles Wolf) basó toda su estrategia ofensiva en sus dos grandes anotadores de perímetro, limitando las tareas ofensivas de los jugadores interiores a simples muros o pantallas para que Oscar y Jack pudieran desmarcarse y lanzar mejor o para completar pick and rolls con Oscar. Con esta peculiar filosofía de juego, los Royals consiguieron el mejor ataque exterior pero también condenaron el rebote ofensivo y gran parte del juego interior.

Los Royals quedaron últimos de su división pero Robertson rompió moldes con unos números estratosféricos: 30,5 puntos, 10.1 rebotes y 9.7 asistencias por partido; o lo que es lo mismo, el tercer mejor anotador de la liga (sólo por debajo de Wilt Chamberlain y Elgin Baylor) y mejor pasador de la liga, superando incluso la mejor marca del mítico Bob Cousy. Había nacido The Big O.

No menos impresionante fue el debut de Oscar Robertson en un All Star: 23 puntos, 14 asistencias y 9 rebotes. Con 22 añitos, The Big O fue nombrado MVP del partido de las estrellas. Además, batió el récord de asistencias de Bob Cousy en un All Star.


Durante la década de los sesenta, Robertson promedió más de 30 puntos en 6 temporadas distintas –sólo Wilt Chamberlain y Michael Jordan han promediado más de 30 puntos en más de 6 temporadas distintas- y también fue en 6 ocasiones el mejor pasador de la NBA –sólo Bob Cousy y John Stockton han sido los mejores pasadores de la NBA más de 6 veces a lo largo de su carrera. Sin embargo, y pese a estos increíbles números, Robertson siempre estuvo eclipsado por la tiranía de Wilt Chamberlain a nivel individual y los Celtics de Bill Russell a nivel colectivo.


Estadísticamente, la mejor temporada del base de los Royals fue, sin ninguna duda, la 1961-62. Ese año, The Big O promedió 30.8 puntos, 12.5 rebotes (su mejor marca como profesional) y 11.4 asistencias (batiendo su propio récord de asistencias en una temporada), o lo que es lo mismo, promedió un triple doble durante toda una temporada. Después de esta sensacional campaña, los Royals entraron en los playoffs pero cayeron en la primera ronda.

En la siguiente temporada, la 1962-63, Robertson bajó ligeramente sus números (28 puntos, 10 rebotes y 9.5 asistencias por partido) pero los Royals consiguieron desafiar a los poderosos Celtics en la Final de la Conferencia Este. “Es tan bueno, que hasta da miedo jugar contra él” dijo el entrenador de los Celtics, el mítico Arnold Red Auerbach. Sin embargo, y como es bien sabido, ni siquiera Oscar Robertson pudo batir los Celtics de Bill Russell.

A finales de 1962, los Royals se habían hecho con los servicios del prodigioso Jerry Lucas, ex compañero de selección de Robertson en 1960. Aunque de pequeña estatura, el center Jerry Lucas (203 cm) era un jugador prodigioso bajo los tableros (sólo Lucas, Pettit, Chamberlain y Thurmond han sido capaces de anotar más de 20 puntos y capturar más de 20 rebotes por partido durante tota una temporada). Con la nueva adquisición, el juego interior de los Royals se había reforzado notablemente y hasta parecía que los Royals podrían batir a los Celtics. Sin embargo, los Royals no contaron con dos desagradables sorpresas. La primera, el declive progresivo del veterano Jack Twyman. La segunda, John Havlicek, el flamante fichaje de los Celtics en el draft de 1962. Dos veces se enfrentaron los Royals con los Celtics en la Final de Conferencia (1963 y 1964) y las dos veces perdieron.

A nivel de reconocimientos, la mejor temporada para Robertson fue la 1963-64. Sus promedios de 31.4 puntos (su mejor marca, y segundo mejor anotador de la temporada solo superado por Wilt Chamberlain), 11 asistencias (mejor marca de la temporada) y 9.9 rebotes por partido, le valieron para llevarse el MVP de la Regular Season, rompiendo así la monotonía de MVPs de Wilt Chamberlain y Bill Russell. Robertson también ganó el MVP del All Star con una soberana actuación (26 puntos, 14 rebotes y 8 asistencias). Y por si esto fuera poco, ese mismo año Robertson también fue el mejor tirador de tiros libres de la liga.

Aun teniendo dos All Star de la categoría de Robertson y Lucas, y jugadores de complemento como Adrian Smith (escolta anotador; Twyman se retiró en 1966), los Royals no pudieron ni siquiera oler una final de de la NBA. Individualmente en cambio, los dos All Star consiguieron varios premios: Lucas ganó el MVP del All Star de 1965 y Robertson el de 1969 (el tercero y último de su cuenta particular).

A finales de los sesenta, dos equipos liderados por veteranos como los Celtics (Russell, Jones) y los 76ers (Chamberlain, Greer), y dos equipos liderados por jóvenes como los Knicks (Reed, Frazier) y los Bullets (Monroe, Unseld), dominarían la conferencia Este apartando de los playoffs a los Royals (en aquellos tiempos los playoffs tan sólo eran semifinales y finales de conferencia, de modo que tan sólo 4 equipos jugaban los playoffs).

Fue entonces cuando los directivos de Cincinnati intentaron poner remedio a la difícil situación del equipo fichando como entrenador al legendario Bob Cousy. Cousy, que por aquel entonces tenía 41 años, se planteó jugar al lado de Robertson. Después de 7 partidos haciendo el ridículo, abandonó tales pretensiones.

En 1970, los playoffs continuaban lejos de Cincinnati y Cousy y Robertson no se llevaban nada bien. Oficialmente, Cousy exigía jugadores pequeños y rápidos, y como Robertson no encajaba con la nueva mentalidad del equipo, Cousy recomendó, sin pudor alguno, desprenderse de los servicios de Robertson a finales de la temporada 1969-70.

Extraoficialmente, la explicación más razonable, según apuntan los americanos, es que Cousy estaba celoso de la fama y reconocimiento de Robertson, considerado por todos como el mejor base de la historia en aquellos momentos. De hecho, el propio Robertson había roto varios records establecidos por Cousy y hasta había ridiculizado los números de Cousy con sus increíbles exhibiciones ofensivas.

Fuese como fuese, los días de Robertson en Cincinnati terminaron en 1970. Con 31 años camino de los 32, Robertson acababa una etapa de su vida y empezaba otra. Si hasta entonces había sido la estrella indiscutible, a partir de 1970, Robertson dejaría de ser la estrella indiscutible para convertirse en un base más convencional, un escudero de lujo cuyas peripecias abordaremos en el próximo capítulo.


8 comentarios:

Anónimo dijo...

en emule, ares, etc se encontraran partidos de ellos??

muchos de estos jugadores solo los conozco de oidas...

Maverik dijo...

A partir de los años setenta / finales de los sesenta se pueden encontrar All Star y Finales de la NBA. Sin embargo, y para desgracia nuestra, hay muy pocos videos de principios de los sesenta.

Hay pocos videos de principios de los sesenta por 2 razones:

1) pq se televisaban muy pocos partidos
2) los pocos q hay la NBA exije pago

Yo he sido incapaz de encontrar un video decente del joven Oscar Robertson. Todo lo q he encontrado por youtube es, o bien de su última etapa como jugador (etapa q analizaremos en el próximo capítulo) o bien jugadas aisladas.

bibby dijo...

genial maverik, the big O es el mejor jugador de la historia de los Kings (k por aquella epoca eran los Royals de Cincinnati) k por desgracia tiene sus mejores tiempo en los 50/60. como es normal le tengo un cariño especial a Robertson. curiosamente ni él ni Chamberlain (los mejores de akellos años) a pesar de estar con grandes jugadores alrededor apenas ganaron titulos

PD: al principio del articulo pone els y en el 11º parrafo (el rojo) pone dos veces "superan tal hazaña"

Lebrom dijo...

maverik una duda :P

Los Royals quedaron últimos de su división pero Robertson rompió moldes con unos números estratosféricos: 30,5 puntos, 10.1 rebotes y 9.7 asistencias por partido; o lo que es lo mismo, el tercer mejor anotador de la liga (sólo por debajo de Wilt Chamberlain y Elgin Baylor) y mejor pasador de la liga, superando incluso la mejor marca del mítico Bob Cousy. Había nacido The Big O.


esto en su temporada de rookie??? :O:O:O si ya me parecia increible lo de este hombre, si estos fueron sus numeros de rookie, me quedo muchisimo mas impresionado

Maverik dijo...

Pues sí, LeBrom, esos eran sus números. Ten en cuenta que Oscar era un super clase que, un jugador que podría haber jugado de alero pero que jugaba de base, combinando ambas facetas, las de distribución y creación de juego con las de anotación.

EN REALIDAD, QUIEN MÁS SE ASEMEJA A OSCAR ROBERTSON ES LEBRON JAMES Y NO MAGIC JOHNSON COMO ALGUNOS SE CREEN. ROBERTSON, COMO LEBRON, ERA UN "ANOTADOR QUE ADEMÁS DABA ASISTENCIAS" MIENTRAS QUE MAGIC ERA "UN GRAN PASADOR QUE ADEMÁS ANOTABA". La gran diferencia entre LeBron y Robertson es que LeBron anota mediante el mate y la bandeja sobretodo mientras que Robertson anotaba sobretodo usando su lanzamiento en suspensión.

Maverik dijo...

Voy a cambiarlo ahora mismo Bibby!!!

Gracias!

LA verdad es q es imposible no cogerle cariño a este pedazo de jugador.

ivanga dijo...

muy bien maverik para kuando otra parte?

blanen dijo...

Gracias Maverick, en serio me encantan estos ariticulos porque nos acercan jugadores desconocidos y la informacion que tu sacas yo ni de coña la habria conseguido.

Entre estos y aquellos otros que se hacian de angeles caidos, heroes por un dia yo al menos conocia muchos jugadores que han sido miticos y son bastante desconocidos y con las historias que nos contaba manolo ya era la polla, sin duda alguna lo mejor del blog y lo que le convierte en algo especial, era como su seña de identidad xd